Los Viajes chamánicos

Te recomendamos que leas primero el artículo sobre El chamanismo, pues es una introducción necesaria para entender los Viajes.

Los viajes chamánicos son una forma ancestral de comunicarse con tus animales de poder y también con tus guías. Puedes recurrir a ellos siempre que tengas inquietudes y preguntas para trasladarles. Ellos te responderán siempre que las preguntas no sean de las de responder sí o no. También puedes preguntar por otra persona (siempre que esa persona te haya dado permiso para hacerlo). Siempre están dispuestos a ayudar, tanto animales de poder como guías. 

Imagen sacada de la red

Los elementos que encontramos en este tipo de rituales son: el tambor chamánico, la maraca y la voz (como instrumentos) y una representación de cada elemento de la naturaleza: una vela (fuego), incienso de salvia o palo santo (aire), un vaso de agua (agua) y una piedra o mineral (tierra).

Foto propia

No se trata de una meditación guiada, sino que es un trabajo personal y muy autónomo. Solo se requieren unas nociones básicas de cómo hacerlo al principio; nosotras te las explicaremos a continuación:

Primero, busca un lugar tranquilo donde nada ni nadie pueda perturbarte durante los 10-15 minutos (viaje corto) o 25-30 minutos (viaje largo) que dura la meditación. Puedes tumbarte boca arriba sobre una esterilla o manta y cubrirte los ojos con un antifaz para una mejor concentración. O también puedes sentarte. Tú eliges qué posición te permitirá mantenerte inmóvil durante el viaje. 

La meditación da inicio cuando empieza a sonar el tambor, que representa nuestro “caballo”, nuestro medio de transporte en este viaje. La percusión puede ir acompañada de maracas y voces, dependiendo de la ocasión y del número de personas que participen.

Existen tres tipos de Viajes o meditaciones chamánicas según los tres mundos que existen para esta ancestral cultura:

Los tres mundos. Imagen sacada de la red.

el viaje hacia el mundo de abajo

Se trata de un viaje para contactar con tu animal de poder (o animales).

Debes visualizar un lugar natural en el que haya una entrada que te permita ir hacia abajo: una gruta, una cueva, una escalera, un hueco en un árbol, un pozo… Debes bajar sin cesar por ese camino hasta llegar a un espacio que es diferente para cada persona (imagina el tuyo y cada vez que vayas a él serás capaz de ver más detalles).

Una vez en él tienes que estar alerta por si aparece tu animal de poder, puede que no lo haga la primera vez, o puede que lo haga solo un fragmento de él (ojo, pata, pelaje, plumas…). En cualquier caso, cuando hayas visto o percibido algo de eso debes preguntarle si es tu animal de poder. Él te responderá.

Si te quedan dudas al respecto, debes practicar más este viaje/meditación para conectar con él y tener la certeza de que lo es.

La meditación termina cuando el tambor hace un cambio de ritmo muy brusco (para casi de golpe y marca unos toques pausados) para volver a sonar con el mismo ritmo frenético del inicio. Esa es la señal para regresar.

En el camino de vuelta hay que subir por donde antes habíamos bajado. Hasta llegar allí donde te encuentres haciendo la meditación.

el viaje hacia el mundo del medio

El mundo del medio es una realidad paralela a la que estamos viviendo ahora mismo, pero solo podemos acceder a ella gracias a un estado de conciencia alterado.

Te recomendamos dejar la meditación hacia este mundo para cuando domines los otros dos viajes. 

el viaje hacia el mundo de ARRIBA

Se trata de un viaje para contactar con tu guía espiritual (o guías). A ellos les puedes trasladar preguntas referentes a tu misión en la vida, por ejemplo. Suele costar mucho más hacer este viaje, así que si no llegas la primera vez, sigue intentándolo.

El viaje empieza, igual que en el anterior, cuando el tambor da inicio. Hay que subir y subir, puedes hacerlo también por una escalera, rampa, por las ramas de un árbol, la ladera de una montaña… ¡incluso volando! Lo que sea que te permita ascender.

En el camino deberás pasar por dos o tres zonas de transición en que sentirás que cambias de gravedad. Pueden estar delimitadas por nubes más densas o algo similar. Cuando hayas traspasado esas zonas llegarás a otro lugar al que tú le darás forma y allí estará tu guía o guías en forma de seres de luz preparados para ayudarte.

El tambor hará el mismo cambio de ritmo para avisarte de la vuelta. Y para regresar tendrás que descender por donde habías subido. 


Te dejamos este vídeo con lo necesario para poder hacer la meditación (sonido de maraca, primero; y del tambor, marcando los ritmos para la ida y la vuelta).


Cassiopeia y Andrómeda queremos alentarte a que no desistas en tus meditaciones; no es fácil al principio y hay quien no ve nada o le cuesta ver, pero con la práctica de los Viajes se mejoran las visiones. ¡No te rindas y confía en tu poder!

3 comentarios sobre “Los Viajes chamánicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .